Westies Demerino

Westies Demerino: criadero familiar de West Highland White Terrier, cachorro westy, en Madrid. La mejor selección y garantías para tu westi

Westies Demerino - Westies Demerino: criadero familiar de West Highland White Terrier, cachorro westy, en Madrid. La mejor selección y garantías para tu westi

Un westie de nieve

A finales de febrero nos fuimos la familia a la sierra madrileña, en búsqueda de un poco de nieve. Nuestros westies disfrutaron de nuevo entre el hielo, el bosque y la nieve. Y aunque no era la primera vez de esta temporada invernal, volvieron a demostrar que les encantan estas escapadas.

Un westie de nieve, trabajo terminadoEn esta entrada os presentamos el proceso en el que se nos apareció un muñeco de nieve, solo que esta vez era un westie de nieve. Aunque la nieve no estaba muy favorable (porque era casi hielo y no compactaba bien), conseguimos ver el westie que llevaba dentro. En tan solo 20 minutos nació Snow White In Madrid Demerino :P, que llevaba escondido en la nieve todo el invierno.

Construyendo un westie de nieve,: posando al westie de nieve

Westie de nieve en el bosque entre pinos

Westies y amigos en un día de campo

Pipa, Fanta, Katana, Petru, Lana, Asia, Tiza, Only You, Fantasía, Imagine y Vhella… por fin juntos en la montaña.

Primeros de febrero. Amenazaba ventisca, nieve, hielo, temperaturas casi siberianas… El plan de subir al puerto de Navacerrada tuvo que ser anulado casi en el último momento. Pero no era importante, pues al grupo de amigos Demerino no les iban a parar cuatro copos de nieve. Así que decidimos quedar en un sitio un poquito más bajo. Finalmente, la zona escogido fue la de Pelayos Del Arroyo (un pueblecito entrañable de Segovia). Y todo gracias a la hospitalidad de Gelen.

Paseo de westies Demerino y amigos por la sierra de SegoviaEl objetivo de tocar la nieve casi no se consigue, pues las previsiones de frío eran correctas, pero las nubes parecía que no habían terminado de soltar todo lo que llevaban encima. Pero eso no nos impidió para dar un paseo por la sierra Segoviana y luego comernos un asado de cordero lechal.

Ruth, Susana, Andrés (por fin te vimos), Cruz, Cecil, Gelen y nosotros: Alba, Marina y Tato pasamos un gran día rodeados de nuestras pequeños West Highland White Terrier. Y ellos, pese al hielo colgando de los faldones y patas, se lo pasaron como westies enanos, corriendo de un lado para otro, siguiendo el rastro de los olores más campestres y saludando a las vacas.

Os compartimos algunas de las fotos que dejaron este frío día invernal, para los que no pudieron venir y para que el resto os animéis a salir al campo con vuestros westies.

Cachorros westies de Vhella jugando en el salón

Día a día estos pequeñajos westies nos van regalando momentos increibles. No siempre tenemos la cámara en mano, pero está vez les hemos cazado para compartir con vosotros algunos momentos del día. Un sábado frío de casi invierno, que mejor que quedarse en el salón de casa.
En el vídeo, cachorros de West highland White Terrier con 54 días, excepcionales cachorros westie de cai 2 meses de edad. Estos divertidos cachorros son de la camada de Vhella Demerino y Only You Demerino:

Saber esperar a un westie

10 de julio de 2014 (por Tato López)

Como criadores, nosotros le denominamos cría familiar. Cuando intentas criar bajo unos principios básicos que tú mismo te estableces como amante de los animales, surgen muchas situaciones. Algunas son extremadamente gratificantes. Otras en cambio prefieres mantenerlas en un rincón de tu memoria, para nunca olvidar; pero también para no tenerlas siempre presentes. La vida da muchos giros y criar animales es muy sacrificado, implica mucho tiempo y ganas. Trabajo, esfuerzos, noches en vela, horas de limpieza, sociabilización, juego, veterinario… Cualquiera que haya tenido una camada en casa, puede hacerse una pequeña idea.

Westie Demerino jugando con nuestra hija de 3 años en el patioPor otro lado, en la cría familiar uno de los principios básicos es “saber esperar” al momento de cada mamá. Y ese es un valor de lo que muchos criadores nos sentimos profundamente orgullosos e intentamos llevar a la práctica siempre con mayor o menor acierto. Muchas situaciones te pueden obligar o llevar a una pausa. Y en muchas ocasiones no sabes si es punto y aparte o punto y final, y depende de ellos. Luego te das cuenta que cada perro tiene su personalidad, y que el West Highland White Terrier nos tiene muy ganados a toda la familia. Los westies Demerino son, sin duda, perros fuertes, cariñosos, buenos, nobles y con un puntito de terrier que les hace tan especiales. Y entonces todo gira y gira. Y cuando termina de girar, no sabes en qué dirección has parado.

Como amantes de los westies, los que deseamos incorporar un miembro a la familia, deberíamos tener claro todo lo que esto implica. Además, de estudiar un poco la raza y tener claro cómo, dónde y en qué condiciones vamos a incorporar en casa a nuestro nuevo amigo. Por eso, en ocasiones, si lo tienes claro, hay que “saber esperar”. Son animales y para muchos, miembros de la familia. Lo ideal sería poder tenerlo en un momento determinado (un cumpleaños, en navidades, antes del verano, a la vuelta del verano…). Pero si tienes claro lo que quieres, esto no siempre es posible.

Desde estas líneas, desde Demerino, queremos agradecer a todos aquellos que “quieren esperar” a un cachorro Demerino, y que entienden que el mejor momento es cuando sus mamás están preparadas. Y desde aquí, también, indicar que no importa que no sea Demerino; lo que realmente importa es que estés satisfecho/a con tu nuevo miembro, aunque en un momento determinado tengas que esperar un poco más.

Un westie en mi tarta de cumpleaños

Pues resulta que hace poco ha sido mi cumpleaños. Mi mujer se ha encargado de que los regalos fuesen los más emotivos que he tenido nunca. Incluso aunque tuviera que “comerme” el regalo. Muchos meses de esmero, trabajo, contactos y preparativos, para un único día. Regalos que, por su contenido artístico, podrían no llegar a tiempo.

Un cuadro de nuestros westies

Y allí apareció la mujer de mi vida con una bolsa grande y plana bajo el brazo: un cuadro encargado. Allí aparecían 3 preciosas West Highland White Terrier: Coni, Yari y Yeyé (las dos últimas ya no están con nosotros…), dibujado por Galina Kolomizeva.

Cuadro westies: Coni, Yari y Yeyé

Un westie en mi nevera

Pero no todo quedó ahí. Cuando aparecí por casa, en la mesita del salón lucía mi tarta de frutas favorita y una preciosa figurade fondant con la forma de un westie, con rasgos de la que podría ser mi perrita Yari.

Lo mejor fue por la tarde, cuando entro en la cocina y me encuentro un westie dentro de la nevera mirándome con cara de frío. Lógicamente sólo nos comimos la tarta de frutas. Aguantaremos la figura del westie mientras sea posible :-).

Un westie fondant en mi nevera